Compleja situación de las forestoindustrias de la Cuenca Centro debido a las lluvias registradas

24 enero, 2019 | Foresto Industria

El estado de las empresas madereras de la provincia no escapan a las consecuencias de las copiosas lluvias que no dan tregua y ante este escenario la Apefic realiza un relevamiento para conocer el estado de situación de las industrias. 

Los más de 400 milímetros de lluvia registrados en las últimas semanas en la cuenca centro forestoindustrial de la provincia generaron “un fuerte impacto negativo en la actividad forestal y forestoindustrial”, manifestaron desde la Asociación Plan Estratégico Foresto-Industrial de Corrientes (Apefic).

A partir de la compleja situación que atraviesa la provincia por las incesantes lluvias, la Apefic realiza un relevamiento para conocer el estado de situación de las industrias. 

Según informaron desde la entidad público-privada, de los 24 aserraderos relevados de la cuenca de Santa Rosa, 11 se encuentran inundados con imposibilidad de operar y 13 están a la espera de poder recibir materia prima, hecho que, según calculan, demorará por lo menos dos semanas una vez que las lluvias cesen. 

Por esta situación hay un cese de actividades generalizado que alcanza al 90% de las empresas, lo que repercute en unas 1.600 familias de Santa Rosa.

Las playas de maniobras de los aserraderos, producto del exceso hídrico registrado, están intransitables tanto para camiones como las propias máquinas. “La actividad forestoindustrial se ve afectada no solamente por la imposibilidad de operar la industria debido a la inundación sino también por la dificultad de acceder a la materia prima por las condiciones de anegamiento en que se encuentran los montes, condicionando así su explotación”, indicaron desde la Apefic en un comunicado, en el que detallan que “los caminos, rutas y alcantarillas están cediendo, dejando sin posibilidades de hacer uso de la materia prima”. 

Algunos industriales reconocieron que desde mediados de diciembre tienen paradas sus plantas debido a las lluvias. Estiman que, una vez que las lluvias cesen, deberán esperar a por lo menos entre 15 y 20 días para poder aprovechar los montes. 

Los pocos aserraderos que pueden trabajar solamente lo hacen con el stock del día y con las complicaciones que eso conlleva. 

El presidente de la Apefic, Juan Ramón Sotelo, manifestó que “el escenario actual es realmente complejo ya que a la situación climática vigente se le suma la recesión comercial que viene atravesando el sector”. 

Asimismo transmitió que los madereros expresaron que la cadena de pagos se encuentra, en algunos casos, cortada, y “las tasas de interés vigentes ahogan aún más”. 

“Lamentablemente, día a día se registraron nuevas precipitaciones que dificultan aún más el panorama”, dijo Sotelo y añadió que “no se ve un horizonte en las próximas semanas que sea alentador”.

Pedido de los madereros

Con el objetivo de paliar la situación, desde el sector forestoindustrial de Corrientes manifestaron “la importancia de considerar medidas que ayuden a mitigar la situación actual vigente”. 

Entre las ideas que proponen los madereros está “la posibilidad de pagar la energía eléctrica por medio de cheques de pago diferido”. “Es una propuesta que resulta recurrente en los industriales”, reconocieron. 

“Considerar la prórroga de vencimientos de impuestos provinciales, posibilidades de acceso a créditos con tasas subsidiadas para negociar las cobranzas y créditos blandos para seguir trabajando sin cortar la cadena de pagos”, es otra de las propuestas que dieron a conocer.
Desde la Apefic solicitaron también que urge trabajar en la reparación de caminos y acciones que ayuden a escurrir el agua  estancada sobre las rutas.