3794-990710

La actividad viene creciendo considerablemente en la provincia, siendo el tercer producto exportable después del arroz y los cítricos. Hablamos con Fernando Mandagarán, asesor de Forestal San Francisco en Gobernador Virasoro al respecto.

La extracción de resina de pino es una actividad anexa a la producción de madera que ha ido creciendo notoriamente en la provincia de Corrientes y que se posiciona dentro de la cadena de la foresto-industria con buenas perspectivas a futuro, ya que otorga una alta rentabilidad y se trata de un producto sustentable.

Al respecto, Fernando Mandagarán, ingeniero agrónomo y asesor de Forestal San Francisco, empresa correntina conlarga experiencia en las tareas resineras señaló: “nuestra empresa produce actualmente 13 mil toneladas por año de miera, extraída de Pinus Elliottii, involucrando a más de 600 operarios forestales”.

Corrientes cuenta con unas 550.000 hectáreas dedicadas a la producción forestal. Este año, en la provincia se están resinando cerca de 40.000 hectáreas de pinos, lo que significan 20.000.000 de plantas.

Desde el punto de vista de la rentabilidad, Mandagarán precisó que “el rendimiento es de 3 kilos de resina por árbol. Los dos productos que se obtienen de destilación primaria son: trementina, la fase oleosa y colofonia, la fase sólida. Para el productor de campo, el ciclo de resinación genera ganancias considerables en comparación con las que se obtienen de la venta de rollos: a partir del año 10 de la planta, se comienzan a recibir ingresos de los alquileres que pagan las empresas por poder producir la miera en esa forestación”. Al mismo tiempo, “su precio aumentó en el último tiempo debido a la alta demanda internacional”, agregó.

Por otra parte, la producción de resina se presenta como una actividad sustentable que compite con los hidrocarburos. “Desde que se extrae hasta llegar al proceso industrial, lo único que se le hace es una filtración, por lo que es un producto amigable con el medio ambiente, orgánico y renovable”, explicó Mandagarán.

El producto obtenido de la destilación de la resina se comercializa para utilizarse en la elaboración de productos de limpieza, cosméticos, entre otros.

Finalmente, sobre las perspectivas para el sector destacó: “Aún cuando se trata de un proyecto dificil de llevar a cabo porque requiere de gestión tecnica y de trabajo altamente intensivo, las proyecciones son muy buenas; es una industria con mucho potencial”.